Sobre el proyecto

¿Qué valoras?

Valor y Cambio (#valorycambio) es un proyecto de arte narrativo, participación comunitaria y economía solidaria iniciado por las artistas Frances Negrón-Muntaner y Sarabel Santos Negrón. Plantea la pregunta de qué es lo que valora la sociedad puertorriqueña e introduce una moneda comunitaria—los pesos de Puerto Rico—como instrumento de cambio en el sentido monetario y también de transformación social.

Una moneda “comunitaria” es un tipo de dinero creado y adoptado de manera autónoma por comunidades para satisfacer sus necesidades de cooperación e intercambio. Esta no requiere el respaldo del estado, corporaciones u otras entidades. Actualmente existen y se utilizan miles de monedas sociales en muchas partes del mundo, incluyendo Brasil, Inglaterra, España, Corea del Sur y los Estados Unidos. Normalmente las monedas comunitarias no se utilizan como sustituto de las monedas nacionales o predominantes, pero pueden servir funciones financieras importantes al igual que ofrecer una manera de crear economías solidarias que no estén basada en principios de acumulación y lucro.

Una de las razones por las que este proyecto ha desarrollado una moneda comunitaria es para desafiar la noción que las comunidades con poco acceso a la economía dominante son  inherentemente pobres. Mientras una tasa de desempleo alta puede significar que a una comunidad se le niega acceso a productos o servicios globales, muchas de las comunidades tachadas como “pobres” son en realidad ricas en recursos compartidos que suelen ser subvalorados. Por ejemplo, sus miembros pueden poseer habilidades importantes en campos como construcción, medicina, o agricultura. Muchas de las comunidades “pobres” son además ricas si se toma en consideración la profundidad y calidad de sus relaciones sociales. Los pesos de Puerto Rico entonces ayudan a facilitar el intercambio de destrezas, recursos, relaciones y conocimientos de tal forma que benefician a regiones y comunidades. 

El proyecto consiste de dos fases. En la primera, comenzando el 6 de febrero del 2019, las artistas circularán seis billetes con denominaciones diferentes, del 1 al 25. Un cajero automático llamado “VyC”, siglas de valor y cambio, va a dispensar los billetes en varios localidades, a cambio, de que los participantes respondan a tres pregunta sobre qué valoran y compartan un cuento. El proyecto intenta crear un diálogo comunitario sobre la manera en la que estos valores pueden transformar a la sociedad, a la economía y al gobierno. Cada vez que una persona comparte una historia, él o ella recibirá un billete de cualquier denominación. Con esos billetes en mano, los participantes podrán recibir descuentos en más de 40 negocios pequeños en varios pueblos y ciudades. 

Este proyecto surge como respuesta a más de una década de crisis de deuda en la isla, y políticas de austeridad punitiva impuesta por el gobierno de Estados Unidos desde el 2016. También llama la atención al hecho que, durante casi toda su historia, a Puerto Rico se le ha negado el derecho de poder crear su propia moneda y que su economía ha sido organizada para el beneficio de otros. Al circular una moneda pensada y diseñada en Puerto Rico, el proyecto ofrece la oportunidad de considerar otras maneras a través de las cuales los puertorriqueños podrían crear diferentes concepciones de lo que es la “riqueza”. El proyecto entonces plantea las siguientes preguntas: ¿Qué tipo de riqueza promueve valores como la educación, un ecosistema limpio, la creatividad, la autonomía, la solidaridad, la seguridad alimentaria y la equidad de género, raza y trabajo? También destaca las formas en las cuales los Estados Unidos––a través de su moneda, instituciones financieras e historias sobre Puerto Rico––no consideran aquellas cosas que los puertorriqueños valoran y el futuro que quieren para la isla. 

En los pesos de Puerto Rico figuran imágenes de atletas, activistas, escritores y comunidades que han actuado de acuerdo a sus valores para enriquecer la vida de otros y afirmar de esa manera que “el cambio está en nuestras manos.” Estos personajes incluyen a los hermanos Gregoria, Celestina y Rafael Cordero; Ramón Emeterio Betances, Luisa Capetillo, Julia de Burgos, Roberto Clemente y las comunidades del Caño Martín Peña. Para ampliar la conversación, los billetes contienen un código QR localizado en su reverso que dirigirá a los usuarios a la página biográfica en este web. Todos los colaboradores de este proyecto esperan que estas historias estimulen el intercambio de historias sobre la riqueza y los valores de la comunidad. 

En la era de las monedas virtuales, como BitCoin, las artistas escogieron una moneda de papel que puede ser pasada de mano a mano para promover conversaciones comunitarias y para llamar la atención a la dimensión imaginativa de la producción monetaria. A diferencia de los billetes repartidos por el estado, los cuales son utilizados para fortalecer su autoridad y para ligarla a su capacidad de mantener el orden de forma coercitiva, los pesos de producción local señalan que la seguridad y autoridad se originan a través de relaciones sociales sólidas y en los actos de solidaridad por miembros de la comunidad trabajando juntos.